martes, 6 de mayo de 2008

A UN MES DEL EMO GATE




La primera vez que me di cuenta de que esto iba a convertirse en algo grande, fue hace aproximadamente 2 años, cuando uno de mis amigos llegó a una fiesta con una playera que decía “Brigada Nacional Anti-Emos”,

A mí lo de que se les nombrara “EMO” me parecía de lo mas estúpido, como era posible que a finales del siglo XX, alguien hubiera dicho “¡Ah! Pues es música emocional” como si no hubiera sido emocional los siglos de música antes de ellos, o sea que Ludwig van Beethoven, pues escribía canciones para eliminar la artritis, pero no tenían nada de emocionales; alegales, alegales.

Recuerdo bien claro haber preguntado e indagado porqué había hecho esa camiseta, ¿qué tenían de malo estos sujetos?, y me enlistaron una serie de características que a su punto de vista, eran todo lo que podría hacer que el mundo se acabara. Primero, me dijeron que usaban pantalones extremadamente entallados, como de niña, lo cual me recordó inmediatamente al señor padre de todo lo que conocemos como “de ahí para acá” en el rock: “pero si Mick Jagger los usaba así”, dije yo, “¡pero es que son de mujer!”, si pues pero ¿Dónde vas a conseguir unos jeans de ese tipo aquí, si los que venden ropa eran igual de cabeza cerrada que los Anti Emo y querían seguir vendiendo baggies?” pues se los robaban a sus hermanas.

Después, me alegaron que lo que ellos escuchaban no era bueno, que su música apestaba, que le hacían mucho a la mamada, ahí se me hizo como medio de ardidos porque ellos solo tocaban punk de cuatro acordes, que aclaro en buen momento: a mi me encanta el punk rock de cuatro acordes y creo que sí es mejor que el emo pero pues, ¿Qué al caso pegarles porque a ellos no les guste?

Unos de mis amigos ya traían esto desde hace unos años y ya le pegaban durísimo a The Used y From First to Last, y les quité unos discos; no me gustaron para naaaaada, de hecho ahí tengo el de The Used todo rayado porque anduvo rodando un ratote en mi camioneta; cuando lo escuché, y me di cuenta de que no me gustaba esto de que las rolas empezaran calmaditas y luego se prendieran con gritos y requintos llenos de arreglos, no me gustó, pero no por eso los iba a apedrear, solo lo quité de mi camioneta, y punto. No me gusta, lo quito, y si no voy en mi camioneta, si entro a un bar lleno de emos y ponen Chiodos, tengo dos opciones: irme o quedarme, todo eso se llama TOLERANCIA.

Lo último que me alegaron, es que los emo eran bien depresivos, que se cortaban las muñecas, que su rollo era suicidarse; me lo dijo un ultra fan de CHOCKING VICTIM, ahí para que le echen un ojo a las rolas de esa banda. Entonces, como no me callo, les alegué mil veces porqué a mi no me gustaba Nirvana; así es, A MI NO ME GUSTA NIRVANA. Y les dije que no me gustaba porque a mis 9 años, no había nada que me deprimiera, es la mejor edad, estás en cuarto de primaria, no hay pedo si apestas en recreo por jugar basket, te bolean los zapatos, etc. ¿porqué iba yo a deprimirme con Nirvana? Luego los smashin pumpkins, Stone Temple Pilots, Pearl Jam ¿no eran depresivas esas bandas? Si yo me acuerdo que los gringos se suicidaban oyendo Marilyn Manson y Korn, no mames la gente se suicidaba ¡oyendo a Korn! Pero como no se les llamaba emo, pues no hay pedo, ellos si pasan.

El problema vino cuando alguien se animó a hacerlo. Alguien si se llenó de furia y dijo: si es cierto lo que dice el otro güero tonto del programa de telehit, son afeminados, usan ropa de su hermana, que es rosa, SON MUCHOS, estan bien flacos, escuchan a My Chemical Romance que tanta lana le ha dejado a telehit, pues vamos a pegarles y así, de la nada, mandaron un e-mail, que para eso si se pusieron las pilas durísimo y convocaron a miles, que llegaron a una plazuela donde se llevaban muchos emo, y les pegaron porque parecen homosexuales, como si se tratara de seres irracionales, ¿alguien vio el video? No son solo “metaleros” o “punks”, son gente común y corriente, que se han cortado el pelo igual toda la vida, que les gusta el futbol y ver pornografía; gente “normal” agrediendo a otros porque tienen un gusto definido por algo en especial. Que si el pelo, que parecen Urracas, ¡ no mames! Tienen el pelo igualito que los monos de Final Fantasy que coleccionas y que toda la vida soñaste con tener, pero no te animas, en tu barrio te iban a tirar cosas porque tus vecinos son igual de ignorantes que tú. Y no digo que tener el pelo con un prominente copete sea la iluminación del conocimiento, simplemente ellos lo hacen y ya. Tu no. Tu nunca te atreviste a ponerte los “rastas” que tanto te gustaban porque no te iban a dar chamba.

Después, pues, de que pasó todo esto, que los emo se pusieron debajo de las faldas de los medios y que todo México los odió, aparece el presidente Felipe Calderón en plena hora de la novela dando a nivel nacional una propuesta de reforma energética. ¿Sabes lo que es una propuesta de reforma energética? ¿No? Pues no sabes porque estabas preocupado por pegarle a los emo en las plazuelas de tu ciudad. No sabes tampoco, que a México se le va a acabar el petróleo y que si no sacan petróleo que está a gran profundidad en el golfo de México, pues nos va a tronar a todos. Y eso, nadie lo dijo, eso los medios se lo quedaron para después. Primero, háganse bolas con los mentados emo; y hasta las viejitas les gritaban cosas.

Cuando yo empecé a escuchar música, digamos de una forma mas enfocada, que compré el Life Won’t Wait de Rancid original en el gabacho, no había nada nuevo en el rock, o en la música underground, digamos. Y a mi manera de ver las cosas, todo mundo era tolerante, y si no tolerante, pues levantabas los puños, y no en señal de revolución, si no para agarrarte a madrasos con el que te la hiciera de pedo. Pero todo era mas unificado, en las marchas del 2 de Octubre, veías gente vestida de muchas maneras, o con ideologías bastante respetables. Los skins, pues no querían a los hippies porque no se bañan, pero no les pegaban, solo no se llevaban juntos, y ya. El problema vino con las nuevas formas de comunicación entre los jóvenes. Los emo, que hasta ahora son la última de estas llamadas “tribus urbanas”, se reprodujeron increíblemente rápido y fueron miles, lo que ningún grupo social había hecho desde los hippies en los 60s, dee repente, todo mundo era emo, y eso a nadie les gustó; ¿Cómo? Si los punks han repartido millones de árboles muertos fotocopiados con sus ideas, buscando reclutar a más y más y nunca pasó nada. Y los de las estrellas y corazones, de un día para otro eran tantos, que a nadie le quedó otra opción que pegarles o “matarlos” para que no fueran tantos.

Ahora sí, hay que esperar a que Kristoff haga otra declaración bien acertada, donde se aviente sus sketches con sus amigos de telehit. Igual le empiezan a caer gordos los rastas o los hippies; ¿por qué no usarán ese poder que tienen los medios masivos para hacer algo bueno? ¿Por qué no llama ese imbecil a alinearse para acabar con los pederastas? ¿O los asesinos de las mujeres de juárez? Pues porque todas esas temáticas a nadie le interesan, a la gente le gusta ver que les peguen a sus sobrinos por andar desaliñados, que bueno, “que les peguen para que se corten el pelo como hombrecitos” ¿y la reforma energética señora?

4 comentarios:

Anónimo dijo...

kiki emo... la reforma energetica tambien es un asco, todos somos un asco... ME XI CO
como lo dijo ya nuestro gran filosofo y poeta preferido sir peter griffin: mejor nos refugiamos en un lugar donde nunca podran encontrarnos y seremos felices: en nuestra imaginacion!

el comentario de abajo me la pela!

Anónimo dijo...

que yo que?

ivan mayorquin & the jack sheridan catastrophe dijo...

kristoff interpretaba a ryan dunn "en no te equivoques"

Anónimo dijo...

mejor vamonos a la fiesta del nash y no la hagas de pedo